Saltear al contenido principal

El drenaje linfático es una técnica que se realiza con las manos a través de movimientos suaves y lentos para favorecer la circulación de la linfa y así activar la eliminación de las sustancias de desecho del organismo, mejorando cuadros edematosos, inflamaciones y retenciones de líquidos.

El sistema linfático es un tipo de circulación que transporta linfa, un líquido de color amarillento compuesto por agua, proteínas, grasas, desechos de las células y linfocitos procedentes del torrente sanguíneo y que al ser filtrado en los ganglios (cuello, ingles, axilas…), retorna en un 90 % a la circulación sanguínea. El resto, es eliminado lentamente a través de los vasos linfáticos. Si este sistema se obstruye por acumulación de toxinas se produce edema por la retención de líquidos. Cuando esto acurre, es conveniente estimular el sistema linfático con un buen drenaje.

Te llamamos gratis para concertar un diagnóstico sin ningún compromiso




He leído y acepto los términos y condiciones de la Política de Privacidad.

SOLICITA DIAGNÓSTICO SIN COMPROMISO

He leído y acepto los términos de la Política de Privacidad.

Volver arriba